Últimas Entradas
Himno 78 | Al Mundo Paz (enero 2, 2021 9:08 pm)
Himno 183 | No me olvidé de ti (enero 2, 2021 9:01 pm)
Himno 412 | Todas las Promesas (enero 2, 2021 8:57 pm)
Himno 400 | Castillo Fuerte (enero 2, 2021 8:52 pm)

Aunque se desplomen los cielos (2008)

19 mayo, 2018
Comments off
4.568 Views

El libro publicado hace casi 10 años narra la historia de Mikhail P. Kulakov, adventista devoto ¿Pero qué nos aporta este relato, a caso es otro texto que narra obras milagrosas u otro libro de consejos? No, esta obra cuenta lo difícil que es ser creyente en el apogeo de la Rusia comunista. Sin duda un reflejo de lo que, como cristianos, tendremos que afrontar alguna vez en este mundo. 

Por como hemos vivido las cosas en el occidente con injusticias de Estados Unidos, o incluso en nuestro país de origen (Chile en mi caso), como que tendemos a solidarizar con otro régimen que no sea el injusto capitalista. Si bien, entendemos que el régimen comunista no cree en Dios, promueve ciertos aspectos interesantes como la colaboración, contrastando al sistema capitalista que permite la creencia en un Ser Supremo, pero que es sumamente competitivo e injusto.

Este libro no busca desprestigiar un sistema político, ni mucho menos recalcar la superioridad estadounidense en su manera de ver el mundo, por sobre la rusa. Lo que busca el texto es hacer conciencia de lo peligroso de los regímenes totalitarios y de cómo un hombre evitó doblar las rodillas ante la creencia popular y se mantuvo firme en sus principios, sus convicciones y su fe, aunque se desplomaran los cielos.

Mikhail comienza la historia con algunos relatos de su abuelo y de su padre, pioneros adventistas en la fría Rusia zarista. Poco después se produce la revolución bolchevique y el comunismo se instauró en el país. Junto con eso, la opresión directa a la religión, que según los dirigentes, era una influencia occidental que debía ser exterminada del territorio. Por el contrario a desaparecer, el movimiento siguió vivo en las sombras. Se sufrió opresión, muerte, los derechos humanos fueron vulnerados, fue una época compleja para la Fe en Dios en esos años.

Las vivencias de Mikhail, apoyadas por hechos históricos y relatos de amigos en la cárcel o de su propia familia, son la base del libro que finaliza con la caída del totalitarismo y la apertura a la democracia y libertad religiosa. Las páginas de esta obra están marcadas por el dolor y son testimonio vivo de lo que un amante de Dios debe hacer ante las adversidades.

Si me preguntan si lo recomiendo. Absolutamente. Es más, no quise dar muchos detalles, pero es un libro rico en experiencias, aumenta tu Fe en Dios. Es una especie de relato de pioneros cristianos del siglo I, pero en nuestra época y también prepara nuestro corazón y espíritu para lo que afrontaremos en algún momento.

Mikhail falleció dos años después de la publicación del libro. Un ejemplo para el adventismo… Con fervor adoraron perseguidos, con frialdad adoramos nosotros en libertad.

El capítulo 21 es, para mi gusto, el más emotivo… Súper lágrimas, eso era yo. Las maravillas de Dios con su pueblo son increíbles… A veces uno se pregunta, u otras personas le preguntan, ¿Por qué te sacrificas tanto y no vas a jugar en sábado? ¿Por qué no trabajas en sábado? ¿Por qué te privas de tantas cosas? No es porque Dios nos castigue, nos mande maldiciones, ni mucho menos. Lo hacemos por amor a Él, porque Él nos amó primero y nos dio el regalo de la salvación. Lo único que debemos hacer es seguirle como Mikhail lo hizo ante la adversidad. Nunca negarlo y presentarle el mensaje de Dios al mundo.

Durante estos meses he tenido luchas personales con respecto al trabajo. Es más, siento que en alguna entrevista laboral le fallé a Dios. Pensé realmente en empezar a generar ingresos sin importar el que tenga que trabajar en su día… Pero no, en Él confiaré y Él me ayudará a encontrar un trabajo, no puedo, ni quiero ir en contra de su Palabra, porque lo amo. Con su ayuda no perteneceré al mundo y lo seguiré… Aunque se desplomen los cielos.

Periodista, Adventista, Futbolero, Comiquero. Fundador de Rublog.

Comments are closed.