Últimas Entradas
Himno 78 | Al Mundo Paz (enero 2, 2021 9:08 pm)
Himno 183 | No me olvidé de ti (enero 2, 2021 9:01 pm)
Himno 412 | Todas las Promesas (enero 2, 2021 8:57 pm)
Himno 400 | Castillo Fuerte (enero 2, 2021 8:52 pm)

Conflicto de los Siglos | Capítulo 36: La libertad de conciencia amenazada

29 noviembre, 2020
Comments off
402 Views

Este capítulo aborda la tragedia central en la historia del ser humano: su naturaleza huye de la presencia de Dios. En nuestra condición actual preferimos separarnos del consejo divino y abrazar a toda costa nuestra propia voluntad, sin importar las consecuencias de esta. Luchamos por salvarnos a nosotros mismos antes que doblegar el alma ante Dios, buscamos “ganarnos” la salvación puesto que no logramos comprender la gracia de redentora de Cristo. ¿Cómo es posible que para alcanzar salvación deba dejarme salvar? ¡¿Enserio no hay nada que deba hacer?!

Esta tragedia a acompañado a todo ser humano, es por esto que debemos “nacer de nuevo” (Juan 3:3), “morir al yo” (Gálatas 2:20) y tener “la mente de Cristo” (1 Corintios 2:16), solo con la presencia viva del espíritu santo logramos hallar esa paz y seguridad tan anhelada. Pero si decidimos aferrarnos a nuestra naturaleza corrompida seremos presa fácil del engaño del enemigo de Dios, llevándonos a distanciarnos de Cristo aun cuando profesemos a viva voz que vivimos para él.

En la historia del cristianismo hay un largo y oscuro periodo conocido popularmente como el “oscurantismo” el cual fue disipado por los rayos de luz que brotaron producto del movimiento de la reforma protestante. Muchos fueron los que salieron de las filas de la iglesia católica, enfrentaron censura, persecución e incluso poniendo su vida al servicio de la predicación de la verdad. Para los días en que escribe la autora parece que la distancia tan radical existente entre la iglesia católica y las iglesias protestantes se ha encogido, la tradición católica que en su momento se impuso ferozmente hoy entra poco a poco a tener dominio de 1) las cúpulas de poder de las naciones, 2) las doctrinas y orden de las iglesias protestantes y 3) la conciencia de los cristianos.

Muchos hoy encuentran ridícula la sola idea de que la iglesia católica vuelva a poseer el poder hegemónico que ostento en antaño e incluso evalúan como aburrido el culto católico, pero este está muy bien diseñado, el arte y la pomposidad de la iglesia católica atrapa y seduce los sentidos del ser humano. Su doctrina alimenta las dos tristes expresiones de la naturaleza humana, expresadas en 1) alcanzar la salvación en base a los méritos propios y 2) ser salvo permaneciendo en los pecados. De esta forma aunque rodeados de imágenes, crucifijos y lujos el ser humano sigue huyendo de Dios, escondiéndose en las luces de las obras.

En palabras textuales de la autora: “Es más grato a la naturaleza humana hacer penitencia que renunciar al pecado; es más fácil mortificar la carne usando cilicios, ortigas y cadenas desgarradoras que renunciar a los deseos de la carnales. Harto pesado es el yugo que el corazón carnal está dispuesto a cargar antes de doblegarse al yugo de Cristo”.

Se señala que el papado durante su hegemonía distorsiono la enseñanza bíblica para satisfacerse a sí mismo y de paso prohibió la libertad de conciencia, cuando este vuelva al poder ¿Por qué no volverá a tomar la misma postura?  La biblia afirma que así será, el poder del papado recuperará su poder (Apocalipsis 13:3) y el hombre de pecado, es decir el papa, se mantendrá en pie hasta la segunda venida de Cristo (2 Tesalonicenses 2:8).

Este capítulo es un llamado a despertar, se señala que hay muchos cristianos fieles y sinceros en las filas de la iglesia católica que sirven a Dios acorde a la luz que poseen, pero si aquellos cristianos que poseen más luz rebajan la verdad cristiana a complacencia ¿Cómo lograran ser luz para el mundo?

Comments are closed.