Últimas Entradas
Himno 78 | Al Mundo Paz (enero 2, 2021 9:08 pm)
Himno 183 | No me olvidé de ti (enero 2, 2021 9:01 pm)
Himno 412 | Todas las Promesas (enero 2, 2021 8:57 pm)
Himno 400 | Castillo Fuerte (enero 2, 2021 8:52 pm)

La religión del amor y la religión del miedo

23 mayo, 2020
Comments off
575 Views

«En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor es la ausencia del temor; …El que teme, no ha sido perfeccionado en el amor’’ 1 Juan 4:18.

El origen de la sensación de miedo se remonta al jardín de Edén, en el momento en que el ser humano se separa de Dios, experimenta por primera vez el miedo: ‘’Dios llamó al hombre y le preguntó: ¿Dónde estás? Y el hombre contestó: Oí tu voz en el jardín y tuve miedo…’’ Génesis 3:9,10. Desde ese momento esta sensación a formado parte de nuestras respuestas emocionales naturales, de hecho, al miedo se le considera una especie de sistema de alarma que nuestro cerebro activa cuando detecta una posible amenaza. Se trata de una respuesta útil que conlleva cambios en fisiológicos, cognitivos y conductuales.

En el caso expuesto en Génesis 3:9,10; el miedo hizo que Adán se escondiera de Dios, pero ¿puede esa misma sensación hacer que nos acerquemos sinceramente a Él?

Las situaciones de crisis requieren una respuesta que haga restablecer la seguridad, en la Biblia vemos ejemplificado esto muchas veces en la actitud ‘’errante’’ del pueblo judío en el antiguo testamento. Donde vivían apartados de su Creador, erraban ,y llegaban a una situación de crisis de la que debían ser rescatados por Dios; una vez que eran rescatados renovaban su pacto y se comprometían a no volver a apartarse, pero pronto se encontraban nuevamente lejos de su Salvador. Esta ‘’religión’’ no es diferente a la que muchos de nosotros pudimos haber tenido en algún momento, pero ¿es esta muestra de un verdadero arrepentimiento?

Es conocido por todos, que la mayoría de las personas buscamos a Dios cuando tenemos problemas en nuestra vida. Es en situaciones de crisis donde afloran todo tipo de fe, en estas situaciones se recuerda a Dios, pero se corre el riesgo de utilizarlo solo como un analgésico para el dolor, lo que conlleva a que cuando se acaba el dolor, ya no sea necesario. Si bien, existen muchos casos en los que una verdadera relación con Dios nace o se fortalece, en un momento de crisis, el fundamento de la verdadera religión no es el miedo, sino que se fundamenta en el amor y la entrega por parte del creyente.

La religión del miedo se caracteriza por ser fugaz, superficial, extremista, adecuada a la propias necesidades y pensamientos del creyente, ya que no es capaz de entregar nada de sí. Este tipo de religión es peligrosa, ya que es capaz de seguir a cualquier líder que ofrezca salvación, aún si este no vive en armonía con los preceptos Divinos y sus enseñanzas estén en contra de la palabra de Dios. Esta persona no ha abierto su corazón a la influencia del Espíritu Santo, ni busca conocer a Dios, sino que busca salvarse mediante cualquier medio. Ellen de White, relata a este tipo de personas en el libro mente carácter y personalidad: ‘’Vivimos en una época en que toda forma de fanatismo se abrirá paso entre creyentes e incrédulos’’.

Pero Dios espera de nosotros que seamos ‘’Verdaderos adoradores, quienes adoren en espíritu y en verdad’’ Juan 4:23. Este tipo de adoradores surge de un verdadero encuentro con el Señor, en donde se contempla lo que él ha hecho por nosotros y en respuesta esto ‘’nos ofrecemos a nosotros mismos como ofrenda viva, santa y agradable a Dios. Romanos 12:1 Este tipo de religión es constante y transformadora, no deja a la persona igual a lo que era ya que: ‘‘Con el rostro descubierto, contemplando como en un espejo la gloria del Señor, estamos siendo transformados a su misma imagen de gloria en gloria, por la acción del Señor, que es el Espíritu’’2 Corintios 3:18

No tengamos miedo a sumergirnos profundamente en las enseñanzas de Cristo, y dejarnos moldear por Él. No temamos a renovar nuestro pacto diariamente con el Señor, ya que solo en esa instancia podremos discernir plenamente el gozo que nos aguarda, como dice Charles Spurgeon ‘’Un poco de religión es algo muy peligroso, tienen que beber profundamente si quieren alcanzar su dulzura. Es amarga en su superficie, pero cuando la beben hasta el propio fondo, sus sedimentos son el licor más escogido para el espíritu desfalleciente. Que Dios nos conceda conocer la esencia misma de la religión’’.

La religión del amor y la religión del miedo no son compatibles ya que ‘’En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor es la ausencia del temor’’. 1 Juan 4:18

Comments are closed.