Últimas Entradas
Himno 78 | Al Mundo Paz (enero 2, 2021 9:08 pm)
Himno 183 | No me olvidé de ti (enero 2, 2021 9:01 pm)
Himno 412 | Todas las Promesas (enero 2, 2021 8:57 pm)
Himno 400 | Castillo Fuerte (enero 2, 2021 8:52 pm)

Mentes agradecidas

25 septiembre, 2021
Comments off
343 Views

Hace poco vi un meme que hablaba acerca de la ansiedad. Decía “a los 25 años ya desbloqueaste la ansiedad”. Cuando lo vi me sentí súper identificado, este año he experimentado sensaciones que nunca antes viví y que de todo corazón no le deseo a nadie.

Estuve recopilando algunos datos en internet estos días, sobre el pensamiento del ser humano:

La mente humana puede llegar a producir más de 90.000 pensamientos al día. ¡Qué Brígida la mente! Estos pensamientos en su mayoría son involuntarios. Esta cifra significa que producimos más de 1 pensamiento a cada segundo. Pensamientos que inclusive no reconocemos porque son tan volátiles que pasan casi inadvertidos, casi, porque todos tienen impacto de nuestra vida.

¿Qué clase de impacto? Leí que cuando tenemos 1 solo pensamiento negativo (un pensamiento que nos lleva a sentirnos en peligro) nuestro cuerpo reacciona naturalmente y se prepara para responder: huir o enfrentar el peligro. La reacción física es visible, se observa en: aumento del ritmo cardiaco, aumento de la tensión arterial, se irriga la hormona del estrés y las funciones cognitivas superiores se anulan (entre otras).

Tener esa serie de reacciones y tensiones musculares está bien, está muy bien para los momentos claves ¿Pero vivir así? Vivir así te destroza, vivir sin poder manejar los pensamientos es una batalla demasiado grande, sobre todo cuando estos son negativos.

Dios nos dio esta mente maravillosa para imaginar, crear, soñar, pero también nos advierte que como todo en este mundo, ha sido impactada por el pecado, vivir detrás de los pensamientos naturales sin poder gestionarlos puede llevarnos a pozos muy profundos. La Biblia advierte de esto en varias ocasiones, la más clara es Jeremías 17:9 que dice “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿Quién lo conocerá?” En la biblia corazón se refiere al centro de los pensamientos, sentimientos y pasiones.

¿Por qué hoy nos cuesta tanto salir de enredos en nuestra mente? Quizá una de las respuestas tenga que ver con nuestro estilo de vida, todo el tiempo sujeto a estímulos de todo tipo, saltando de sensación a sensación sin ningún tipo de reflexión. ¿Cuántas veces me senté a ver un programa de televisión y a los pocos minutos ya estaba en Facebook o Instagram? O incluso para algunos ni siquiera puede evitar esta tendencia al sostener una conversación con un amigo. Y es que el solo hecho de deslizar el dedo por la pantalla promete estímulos impensados… que una foto de un amigo, que un meme, etc.

Nuestra mente se acostumbra a esto volviéndose incapaz de sostener atención y concentración. Se debilita y al momento de convivir con la corriente de pensamiento, es arrastrada. Es por eso que mucho hoy viven y sienten que lo normal es no dominar los pensamientos. Es verdad, no podemos evitar que los pensamientos lleguen a nuestra mente, pero ¿estamos sentenciados a dejarnos arrastrar por estos?

Hoy leí un texto en la Biblia que me impresiono: Filipenses 4:1-8.

Me encanta como Pablo (quien escribe esta carta desde circunstancias adversas, se encontraba en la cárcel)  se refiere a los destinatarios de esta: “Por lo tanto, mis amados hermanos, manténganse fieles al Señor. Los amo y anhelo verlos, mis queridos amigos, porque ustedes son mi alegría y la corona que recibo por mi trabajo” (NTV). Quizá Pablo tenía motivos de sobra para concentrarse en pensamientos negativos, pero se concentra en el amor que siente por sus hermanos. Él les pide algo que hoy pareciera imposible e incluso un tanto desubicado a los ojos de posmodernos: “Estén siempre llenos de alegría en el Señor. Lo repito, ¡alégrense! (NTV). “Que todo el mundo se dé cuenta de que ustedes son buenos y amables. El Señor Jesús viene pronto” (TLA).

¿Realmente es posible estar siempre llenos de alegría? En la Biblia yo encuentro que la tristeza también fue parte de la experiencia de los hijos de Dios, también sabemos que las emociones en si no son negativas ni positivas ¿Será sensata la petición del apóstol? En su contexto: ¡Claro que sí! Puesto que la felicidad y el gozo que Dios promete es más que un sentir efímero como la alegría, ira o miedo (emociones necesarias para existir), ¡El gozo en Jesús es un fruto del espíritu! (Gálatas 5:22). Es un regalo que él pone en el corazón. ¿Cómo puedo vivirlo?

El texto de Filipenses sigue diciendo: “No se preocupen por nada. Más bien, oren y pídanle a Dios todo lo que necesiten, y sean agradecidos. Así Dios les dará su paz, esa paz que la gente de este mundo no alcanza a comprender, pero que protege el corazón y el entendimiento de los que ya son de Cristo”.

¡Ahí está! Si hasta la ciencia moderna lo afirma: “La mente no puede estar agradecida y decepcionada al mismo tiempo”. Cuando concentramos nuestra mente en lo bueno que Dios nos da (y no el que nos falta o creemos que merecemos tener) nuestra percepción cambia, así mismo como cuando dejamos nuestras pesadas cargas en sus manos.

¿Qué tal si tomáramos tiempo para agradecer a Dios por lo que tenemos? ¿Qué tal si antes de dormir hiciéramos hoy el ejercicio de repasar nuestro día y detenernos en agradecer por todo lo bueno que muchas veces damos por sentado? ¿Qué tal si hacemos de esto una sana rutina de nuestra vida? Una mente agradecida no puede estar decepcionada.

Naturalmente al aprender a tener esta oración tendremos lapsos en que pensamos en otra cosa, o incluso pensemos y volvamos a caer en pensamientos triste ¿y a quien no le ha pasado? Eso es constante de nuestra naturaleza, pero podemos decidir re enfocarnos y ejercitar nuestra concentración en la oración, podemos de esa forma también disfrutar de la oración como el momento en que ejercitamos nuestra mente y la ponemos al control de nuestro creador y de sus influencias. ¡Para eso es la oración! Es vital, es respirar, es vivir al amparo de Jesús. La oración no es repetir palabras de memoria, no es utilizar palabras rebuscadas, la oración es un estilo de vida.

Concentrémonos hoy en lo que Dios nos da, vivamos este gozo y dejemos que Él sane nuestra heridas. Pablo decidió experimentarlo y en medio de una prisión fue libre en Jesús. Ahora la invitación es para nosotros, nuestra mente no cambiará solo por leer estas líneas ni escuchar estas palabras, cambiará cuando lo vivamos, cuando lo experimentemos, cuando decidamos orar de verdad, abriendo nuestro corazón a nuestro Padre que nunca falla, nuestro Padre Celestial.

Comments are closed.