Últimas Entradas
Himno 78 | Al Mundo Paz (enero 2, 2021 9:08 pm)
Himno 183 | No me olvidé de ti (enero 2, 2021 9:01 pm)
Himno 412 | Todas las Promesas (enero 2, 2021 8:57 pm)
Himno 400 | Castillo Fuerte (enero 2, 2021 8:52 pm)

Atrévete a pedir más | Reseña

24 diciembre, 2021
Comments off
56 Views

¿Has sentido que tus oraciones sólo llegan al techo? ¿Cómo te sentirías si todas las oraciones que has elevado alguna vez en tu vida, tanto en alegrías como en tristezas, no cumplirían el propósito de ser escuchadas y atendidas por Dios? ¡Gracias a Dios que siempre escucha nuestras oraciones, tanto las audibles como las silenciosas! Melody Mason, en su libro «Atrévete a pedir más», nos invita a reflexionar sobre el papel de la oración en nuestras vidas, sobre su poder, sobre las estrategias que utiliza Satanás para alejarnos de nuestra comunicación con Dios y por supuesto, de la gran necesidad de la oración en nuestras vidas.

Si te gustan los relatos, testimonios de la maravillosa gracia y poder de Dios, este libro es para ti. Si por lo contrario, prefieres profundizar en la teología, contexto y en el tópico de la oración, este libro también es para ti. La obra sigue un orden lógico comenzando hablando de lo general hacia lo particular. En los primero capítulos nos menciona sobre el rol de la oración en la vida del cristiano y a su vez nos confronta con algunas interrogantes: ¿Qué ha significado la oración para ti? ¿Ha hecho la diferencia orar por las decisiones que has tomado en tu vida? Si bien no podemos comparar cómo habrá sido nuestra oración si hubiéramos orado más o menos, de algo podemos estar seguros: la oración va más allá del tiempo que tomamos para practicarlo.

No se trata de nuestros esfuerzos, se trata de Dios y cuán amplia es nuestra necesidad de recibirlo

Si tuviera que resumir los primeros capítulos en algunas pocas palabras, tomaría los conceptos «necesidad», «relación» y «abnegación». Necesidad porque la oración no se trata de realizar alguna actividad mecánica, institucionalidad, con palabras elegantes o que se fundamenten en la apariencia, mas bien se trata de compartir mis dudas, mis pensamientos, mis sueños, mis temores, todo lo que esté en mi cabeza y todo aquello que me preocupa. Comparto todo esto con el propósito de entregarlo a alguien que realmente puede sujetar el peso de toda mi vida, comparto las diferentes facetas de mi vida, mis fortalezas y debilidades a Aquel que me permite vivir y por ello no deja mis necesidades a un lado. También se trata de relación porque no es una lista de tareas, de sueños, de penas o nombres aislados. Toda nuestra vida tiene un contexto. A Dios le agrada los detalles, a Dios le agrada que le confiemos lo pequeño, lo grande y lo desconocido. A medida que nos relacionamos con Dios es también donde realmente valoramos quien es Él. Nuestras palabras no son las que tienen el poder para cambiarnos o para cambiar la realidad, es el poder de Dios que realiza cambios no sólo en la realidad (a través de milagros y bendiciones), sino que lo más esencial es el cambio que hace en la vida del ser humano: de seres humanos autosuficientes y por lo tanto débiles y propensos a observar este mundo y las personas con miedo, nos cambia a seres humanos que siguen siendo débiles en naturaleza pero poderosos por la compañía con la que contamos. A través de la abnegación, nos desplazamos del centro de la oración, ya no se trata de nuestras necesidades como punto principal, pues a medida que nos relacionamos con Dios vamos confiando en la manera que Él actúa. Nos ayuda a mirar las necesidades como Jesús las mira, con esperanza y confianza que Dios dispondrá los medios para solucionarlas, no sólo las nuestras sino las del mundo, siendo la mayor necesidad del mundo la salvación.

A medida que continua la obra, en cada capítulo encontrarás preciosos testimonios acorde a los temas que quiere ejemplificar autora, y aunque creas que sea una locura, hay testimonios para todos. Estoy seguro que algún testimonio hablará precisamente a tu necesidad presente. Por otra parte, en otros capítulos también nos advierte sobre cómo podemos hacer de la oración una herramienta humana. ¿De qué manera el regalo hermoso de la oración, hablar con Dios, lo podemos «humanizar»? Pues cuando la oración busca utilizar a Dios, cuando nuestro enfoque es cumplir nuestra limitada y muchas veces absurda voluntad. Esto no se trata de elegir las palabras correctas, mas bien es una invitación a replantear nuestra confianza: ¿Está cimentada en el milagro que pensamos que nos cambiara la vida o en Dios, quien le da propósito e identidad a nuestra vida? Otra arista de humanizar la oración es creer que son nuestros sentimientos y nuestra experiencia durante y posterior a la oración evidencia de la presencia de Dios. Somos seres humanos que sienten, y sienten mucho y así también hay momentos en que hay ausencia de sensaciones, es por lo volátil de esto que no es posible cimentar y evaluar nuestra relación con Dios.

Dios es verdad y por lo tanto también la oración va acorde a la verdad. Nuestra racionalidad está caída por efecto del pecado y con ello la verdad la obtenemos a través de muchos sesgos y engaños perpetuados por el enemigo. Satanás tiene dos actividades importantes para apartarnos de Dios. La primera es hacernos personas ocupadas de tal manera que las prioridades esenciales sean desplazadas. A causa del cansancio y el exceso de estímulos e información es que muchas veces decidimos distraer nuestra mente con aquello que no es importante. Por otra parte, también es parte del engaño el pensar que utilizar tiempo en la iglesia, en el servicio y en actividades reemplaza nuestra intimidad con Dios. En ambas situaciones no permitimos que la fuente de la Vida, Dios, no llene nuestra existencia con vida, y por ello día tras día experimentamos sequia espiritual.

Recomiendo mucho la lectura de este libro, son tantos y hermosos los detalles que ofrece esta lectura. Este libro no solo es un libro más para volver a la oración, en este libro veo la oración en el contexto del evangelio, colocando la verdad de Dios y los engaños del enemigo. Si has tenido la oportunidad de leer «Reavívanos» de Mark Finley o «Un milagro tras otro» de Pavel Goia, este libro te dará una gran sonrisa y alegría en tu corazón al ver cómo la comunicación con Dios no es una actividad o una mera práctica del cristiano, sino que es nuestra comunicación con Dios y la posibilidad de participar en el cumplimiento de Su Voluntad por el Espíritu Santo.

Recordemos que somos peregrinos de este mundo, este mundo no necesita más de lo mismo sino que necesita desesperadamente la presencia de Dios. ¿Estaremos dispuesto de hablar con Dios y participar de la misión que nos entregó nuestro amigo Jesús?

Seguidor de Jesús, redactor Tesoros en el Cielo y Tecnólogo médico.

Comments are closed.