Últimas Entradas
Himno 78 | Al Mundo Paz (enero 2, 2021 9:08 pm)
Himno 183 | No me olvidé de ti (enero 2, 2021 9:01 pm)
Himno 412 | Todas las Promesas (enero 2, 2021 8:57 pm)
Himno 400 | Castillo Fuerte (enero 2, 2021 8:52 pm)

Mentes diferentes

24 noviembre, 2019
Comments off
763 Views

Convertirse al cristianismo siempre es sinónimo de cambios, tanto en el estilo de vida como en la forma de relacionarnos con los demás. Puede que antes de conocer a Cristo hayamos sido personas deshonestas, chismosas, egoístas, etc; pero en nuestro caminar con Cristo es de esperar que nuestros malos hábitos cambien, esto es también muestra de la práctica de la verdadera religión de Cristo, la cual es transformadora. Pero en este interés por parecernos cada vez más a Cristo, podrían surgir muchas preguntas e inquietudes, una de ella es: ¿Necesito cambiar mi personalidad para ser como Cristo?

La respuesta a esta interrogante se encuentra en la Biblia, en el contexto en que Pablo se refiere a la multiplicidad de dones que existen dentro del pueblo de Dios: ‘’Los que pertenecen a la iglesia pueden tener distintas capacidades, pero todas ellas las da el mismo Espíritu. Se puede servir al Señor Jesús de distintas maneras, pero todos sirven al mismo Señor.  Se pueden realizar distintas actividades, pero es el mismo Dios quien da a cada uno la habilidad de hacerlas. Dios nos enseña que, cuando el Espíritu Santo nos da alguna capacidad especial, lo hace para que procuremos el bien de los demás. 1 Corintios 12: 4-7.

En este capítulo la palabra ‘’distintas’’ se repite con frecuencia, haciendo referencia a las diferencias inherentes de los miembros del cuerpo de Cristo, lo que se define como algo bueno y esperable. Si profundizamos en esto, encontraremos de la raíz de nuestras diferencias surgen en nuestra composición psicológica.

¿De dónde surgen nuestras diferencias?

Según estudios psicológicos, la personalidad humana se sustenta en cuatro pilares fundamentales: 1) la genética (herencia biológica), 2) el ambiente (la educación que recibimos), 3) la cultura y 4) la historia personal de vida.  Según el psicólogo Gordon Allport, un estudioso de la psicología ideográfica, la cual estudia los rasgos psicológicos que diferencian a las personas; existen variados perfiles de personalidad, siendo algunos completamente opuestos. Hay personalidades orientadas a el raciocinio, otras son sensibles e idealistas, otras realistas, soñadoras, organizadoras, administradoras, estructuradas, artísticas, pragmáticas, teóricas, y así. Existen diversas maneras de percibir la realidad y por ende distintas ideas y maneras de actuar, ninguna manera es mejor ni peor que otra, ya que todas son útiles y necesarias para el servicio de Dios.

La escritora Ellen de White lo explica de manera contundente en el libro mente, carácter y personalidad tomo I: ‘’No esperamos que toda mente siga el mismo cauce; pero la pregunta es: ¿Estamos nosotros, las diferentes ramas, injertados en la Vid verdadera? Si lo estamos, podemos tener modales diferentes, tonos y voces diferentes. Usted puede considerar las cosas desde un punto de vista y nosotros tener ideas diferentes los unos de los otros con respecto a las Escrituras, no en oposición a ellas, sino que nuestras ideas pueden ser distintas. Mi mente puede seguir una línea de pensamiento que me resulta más familiar, y otro puede pensar y tomar una posición de acuerdo con sus rasgos de carácter, y ver un interés muy profundo en un aspecto de ello que los demás no ven’’.

Mientras nos mantengamos en comunión con Dios nuestras diferencias son legítimas, ya que Dios mismo nos ha creado de maneras diferentes para el cumplimiento de sus propósitos. Así como en Efesios 2:10 está escrito, “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” De la misma forma, hay cosas que Dios quiere realizar a través de ti y tu personalidad, su anhelo es que Él pueda emplear esas habilidades únicas que te ha concedido, para llevar a cabo una variedad de buenas obras que atraerán al evangelio a personas con inquietudes, gustos y aspiraciones similares a las tuyas.

Comments are closed.