Últimas Entradas
Himno 78 | Al Mundo Paz (enero 2, 2021 9:08 pm)
Himno 183 | No me olvidé de ti (enero 2, 2021 9:01 pm)
Himno 412 | Todas las Promesas (enero 2, 2021 8:57 pm)
Himno 400 | Castillo Fuerte (enero 2, 2021 8:52 pm)

Seguidor, no juez

22 noviembre, 2018
Comments off
731 Views

«Cuando Pedro le vio, dijo a Jesús: Señor, ¿y qué de éste?»

Juan 21:21

¿Cuál es la máxima distancia que has corrido? ¿5kms? ¿10 kms? ¿30 kms? ¿42 kms? ¿72 kms? Pues existe una carrera de 107 kms que se llama Hakone Ekiden, pero tiene la característica que no es un carrera individual sino que es por equipo. Cada corredor del equipo (son 10 personas) tiene la misión de recorrer 20 kms aproximadamente. Lo interesante de esta carrera es la cohesión que debe tener el equipo, pues si bien existe gran relevancia con el entrenamiento individual, lo más importante es la motivación como equipo.

Cuando corres ya sea por en competencia o simplemente por hacerlo la autodisciplina es clave para lograr tu objetivo. Lamentablemente, no todos contamos con una autodisciplina y constancia desarrollada. En reiteradas ocasiones no he acabado un plan de entrenamiento, como máximo he llegado a un mes completo, luego tomo unas «vacaciones» y sigo con otro entrenamiento y así ha sido por mucho tiempo. Pero recuerdo que al realizar un plan de entrenamiento con más personas la constancia del entrenamiento era una maravilla, y así también los resultados.

En la Biblia un encuentro, posterior a la muerte y resurrección de Jesús, entre Pedro y Jesús. Sucede lo siguiente: Jesús sorprende a los discípulos (y especialmente a Pedro) con un milagro, Jesús come con sus discípulos y luego se acerca a Pedro para tener una conversación redentora. Recordemos que Pedro negó (es decir, lo rechazó como amigo y como alguien significativo en su vida) a Jesús tres veces antes de su muerte. Ahora el sentimiento de culpa era mucha, sentía amor por Jesús pero también incertidumbre en cuanto a sus futuras decisiones. En lo que sigue la historia se presencia la acción salvadora de Jesús por Pedro, pues, el Salvador actúo con el fin de que pueda seguir un camino de amor, de liderazgo y sin culpa. Pero, luego de haber tenido esa conversación, Pedro insiste en compararse con los demás. Al mirar al discípulo Juan, Pedro le pregunta a Jesús sobre que haría con ese discípulo. En otras palabras, Pedro deseaba comprender cual era el propósito que tenía Dios con Juan y comprobar si tenían «metas» igualmente «significativas».

Jesús insiste en un punto: Pedro, sígueme. Y también es la misma invitación para todos. Sigue el plan de Dios y apoya a que otras personas también lo sigan.

En vez de buscar la felicidad comparando el éxito de otros y así sentirse «mejor» por tener una mejor meta, te invito a compartir la carrera del evangelio en conjunto. Lleguemos todos a la meta, así como en el Hakone Ekiden, las grandes metas no se cumplen con el individualismo sino que se logran apoyándonos unos a otros, superando nuestras debilidades y mejorando nuestras fortalezas.

Seguidor de Jesús. Disfruto la lectura y me encanta compartir lo aprendido.

Comments are closed.