Últimas Entradas
Himno 78 | Al Mundo Paz (enero 2, 2021 9:08 pm)
Himno 183 | No me olvidé de ti (enero 2, 2021 9:01 pm)
Himno 412 | Todas las Promesas (enero 2, 2021 8:57 pm)
Himno 400 | Castillo Fuerte (enero 2, 2021 8:52 pm)

La cura de una mujer en sábado, Lucas 13.10-17

14 septiembre, 2018
Comments off
3.286 Views

Este pasaje nos muestra a un Jesús que trae salvación, sanación y liberación del pecado a las personas, y a un Jesús que le da un verdadero sentido a la Ley. Aparentemente el milagro realizado por Jesús en la historia es una violación a uno de los diez mandamientos de Dios entregado a Moisés[i], pero veremos que esto no es así, debido a que la cosmovisión que tenían los fariseos o judíos de la época era muy distinta a la que Dios quería que tuvieran. La Ley no salva, solamente la gracia proveniente de Dios entregada como un don divino es la que garantiza la salvación a la humanidad, empero debemos guardar y respetar sus mandamientos como una demostración de lealtad hacía Dios, es decir, amamos tanto a Dios y aceptamos su salvación y a él como nuestro único salvador que nos gozamos y deleitamos en cumplir lo que la ley dice. Por el contrario, este principal de la sinagoga y muchos otros líderes más tenían la cosmovisión de que la Ley se debía guardar para la salvación como primer objetivo dejando incluso el amor por Dios de lado.

            Este pasaje de Lc 13.10-17 no aparece en los otros evangelios sinópticos y tampoco en el de Juan[ii], como en muchas partes de Lucas esta historia solo es registrado por este autor. Además de esto muchos autores y comentadores concuerdan de que este hecho es una demostración del amor de Dios en concordancia con la ley, así como otros suponen que este resalta el amor de Dios por encima de la ley, dejándola obsoleta. Además esta historia está escrita entre dos parábolas, la de la higuera y la de la mostaza lo cual logra darle mayor realce a su mensaje[iii].

            A través del presente artículo podremos adentrarnos en el contexto en el cual fue escrito este pasaje, como podemos aplicarlo a la vida cristiana actualmente e interrogantes acerca de Jesús y los fariseos.

ACUSACION DE LOS FARISEOS

            En este pasaje vemos en escena a Jesús, una mujer con una enfermedad, fariseos, el principal de la sinagoga y judíos que habían venido a adorar a la sinagoga pues era día sábado, de hecho es interesante el dato de que en este evangelio se relata a Jesús por última vez en una sinagoga[iv]. Adentrándonos en el principal de la sinagoga, una especie de “presidente”, era un personaje importante para esa época, ya que ellos contaban con la mayor instrucción judaica acerca de la Torah, tenían conocimiento de la venida de un Mesías, es más, muchos de ellos no se podían dar a entender las maravillas de Jesús, incluso era costumbre invitar a leer a un maestro de la palabra en el día sábado[v], por lo que ellos consideraban a Jesús como un maestro. En este momento está el principal con ansias de acusar a Jesús, quizás sabiendo que tiene enfrente al Mesías, sin que nadie antes le hubiera dado la palabra[vi], y alzó la voz sin aún entender que esta mujer había acudido por más de 18 años buscando una solución y nunca la había encontrado, pero ahora con la llegada del salvador a su vida había encontrado sanación y liberación del pecado. Este principal en vez de acusar a Jesús lo hace contra el pueblo mismo, lo lógico hubiera sido que acusara a Jesús o a la mujer por haber sido los principales en la escena. Como dice Barclay puede haber sido por no tener el valor suficiente de acusarlo[vii], lo más probable sea porque el mismo entendía que este hombre era el Mesías. Edersheim declara:

“Pero en Perea nos encontramos con el torpe celo de un archisinagogo local (el dirigente  o principal de una sinagoga), el cual está muy enojado y se comporta de modo poco prudente; admite que Cristo tiene poder para sanar y no osa atacarle directamente, pero en cambio reprende no a Cristo ni aun a la mujer que había sido curada, sino al pueblo que lo había presenciado, y al mismo tiempo les dice que vengan a buscar la curación otros días, sin darse cuenta, en su estrechez de miras y fanatismo, de lo que implicaba su admisión”.[viii]

            La reacción del archisinagogo era completamente inentendible, pero era una demostración de desesperación y de hipocresía a la cual también Jesús, un poco más adelante, acusó ante todos los que habían ido a adorar.

HIJA DE ABRAHAM

            El término utilizado “hija de Abraham” tiene mucho significado para poder lograr una mejor hermenéutica del texto. Se sabe que en escena estaban fariseos, todo el público aparentemente era judío, todos provenían del linaje de Abraham, es decir, todos tenían el mismo derecho a optar por la salvación debido a que por sus cuerpos corría la misma sangre de Abraham. Schmid menciona lo siguiente acerca del acto del principal sinagogo: “proceder absurdo e inmoral al mismo tiempo, al negar al hombre, a una hija de Abraham, miembro del pueblo elegido, lo que concede a un animal”[ix], declarando como absurdo lo planteado y expuesto en contra de la mujer.

            En el versículo 15 de Lucas 13 Jesús reprende al principal con la palabra “hipócrita”, comparando como ejemplo a un asno con una “hija de Abraham”, para validar la ley. A través de esta comparación Jesús dio el argumento “si se le muestra la más mínima compasión a los animales durante el día de reposo, cuanta más compasión se le debe mostrar a una mujer que sufre,[x] ya que según la tradición judía era común darle de beber y alimentar a los animales.[xi]

            Se menciona a Abraham en la Biblia como el “padre de la fe”, con el cual Dios establece un pacto en Génesis 12 para ser bendición hacia las demás naciones, de la cual tanto esta mujer como los que la acusaban eran parte. Sin duda alguna Jesús realiza esta declaración mientras defiende a la mujer, y tiene lógica ya que este principal estaba juzgando y acusando a una persona de su misma sangre, con la cual compartían la misma bendición y tenían el mismo pacto.

            En Hechos 13.26 Hermanos, hijos del linaje de Abraham, y los que entre vosotros teméis a Dios, a nosotros nos es enviada la palabra de esta salvación.” Y en Gálatas 3.16 “Ahora bien, las promesas fueron hechas a Abraham y a su descendencia. No dice: y a las descendencias, como {refiriéndose} a muchas, sino {más bien} a una: y a tu descendencia, es decir, Cristo.” Claramente en el contexto del Nuevo Testamento se usa muchas veces el término de “linaje de Abraham” para referirse a los hijos de Dios, los que reciben la promesa, o simplemente hijos de fe.          Cuando Jesús utiliza este término puede llegar a suponer que 1) quiso hacer reflexionar a los que la acusaban ya que estaban acusando a una persona de su mismo pueblo, sabiendo los fariseos, que tenían que ser un pueblo unido, y 2) para declarar que esta mujer era heredera como todos de la promesa de la salvación e hija de Dios. Según Roberston el uso de “Hija de Abraham” representa un triple argumento para defender el milagro que había realizado[xii] y además denota importancia[xiii].

            Jesús deja al descubierto que este principal de la sinagoga junto con sus seguidores estaban equivocados en su forma de ver la obediencia hacia la ley de Dios[xiv], ya que esta es fomentada bajo el amor (hacía Dios y hacía el prójimo), incluso Cristo compara entre la mujer y un animal para hablarle en el mismo lenguaje, para los acusadores las tradiciones, las leyes legalistas y genealogías valen más la salvación proveniente del amor de Dios. Para ellos la ley era su dios, y teniendo en consideración Sabiendo que Lucas considera “necesario poner en guardia a los cristianos de su tiempo contra el peligro del relajamiento y la secularización”. [xv]

            Esta mujer provenía del pueblo del pacto, era ilógico y absurdo pensar que los judíos se hicieran daños entre ellos mismos, pero cobra sentido ya que los fariseos estaban empecinados y habían dejado la dirección divina mucho antes de que el mesías llegara, se habían apartado tanto de Dios que Dios no podía actuar a través de ellos. Por lo tanto, tienen mucho significado para el público reunido que le llamase como “hija de Abraham”.

LIBERACIÓN Y SANACIÓN DE JESÚS

            Claramente el ministerio de Cristo se expresó en muchas maneras, siendo una de las más visibles las sanaciones a enfermedades. Esta enfermedad que tenía esta mujer claramente había sido producida por Satanás. Él había provocado la enfermedad de esta mujer que la llevaba a andar completamente encorvada. Lucas era médico, por lo tanto, usa palabras médicas más técnicas para explicar esta enfermedad. La palabra que usó Lucas para describir esta enfermedad fue ἐν συνκυπτυοσα que literalmente significa doblar juntamente[xvi] o agacharse completamente.

            Al entrar esta mujer a la sinagoga había sin duda alguna dejado atónitos a todo el público llevando la atención hacía sí, no porque quería, sino por su enfermedad. Había interrumpido a Jesús que estaba enseñando.[xvii]

            Es más, esta mujer no era capaz de enderezarse en absoluto, una demostración clara y doliente de lo que el pecado puede llegar a provocar a la humanidad que ha heredado por la desobediencia de Adán y Eva. Es decir, todos nacemos pecadores, pero por causa de la desobediencia. Para esto vino el salvador, para darle libertad a los cautivos, a los inocentes y también a los acusadores.

            Esta mujer es enderezada, e inmediatamente alaba a Jesús rindiéndole la gloria solamente a él. Lo que sin duda realiza esta mujer es un acto de agradecimiento hacía Él. La liberación de Jesús es un motivo de agradecimiento y ella lo entendió así.

LA LEY DEL SÁBADO

            Si bien el sábado era guardado de una forma legalista, fue y es necesario poder guardarlo, más ahora con mayor cuidado. Para los fariseos este día era un día especial e importante. Muchas cosas se restringían de los otros días, no se podía trabajar, no se podía avanzar tantos pasos, no se podía sanar, no se podía llevar un pañuelo de la mano a la cara porque se consideraba un trabajo, es por esto que Jesús al sanar a esta mujer aparentemente estaba haciendo trabajo.

            Pero más que esto, la ley que Dios dejó para obediencia tiene como base el amor[xviii], es más los primeros 4 mandamientos hablan del amor a Dios y los otros 6 hablan del amor hacía el prójimo. Dios envió a su hijo para reconciliar al hombre con Él, para salvar y sanar a las personas. Entonces la obediencia a Dios sin el amor a él no tiene ni cobra sentido, pues “de que le serviría a Dios nuestra obediencia, si nada bueno hay en nosotros”, para esto él nos libera y nos hace aptos para obedecer, quizás es por esto que Dios le entrego las leyes al pueblo de Israel después de haberlos liberado.[xix] Jesús nunca violó ninguna de las leyes judías, (tanto no universales como universales), entonces ¿qué daría a entender que el trataba de violar esta ley? El sábado es un día distinto, el cual no le pertenece al hombre sino a Dios, en ese día se realiza todo para el beneficio de Dios y no para el beneficio humano, es por eso que no se debe trabajar, ya que estarías haciéndolo para tu propio beneficio, pero al sanar a esta mujer, si bien podría haber estado realizando un trabajo, lo estaba haciendo con el verdadero fin que se debían hacer las cosas en el sábado y en todos los días, para Dios y por consecuencia para las demás personas[xx]. De hecho, algunos declaran que este relato enfatiza el séptimo día[xxi] más que todas las cosas como algo de lo que tenía gran importancia.

MISERICORDIA Y AMOR DE DIOS

            Vemos además que Jesús sanó a esta mujer sin que se lo pidiera, al contrario de otros relatos como en Mateo 8, esto nos habla claramente de la misericordia y amor de Dios expresado a través de la compasión[xxii] y misericordia. Esta mujer había ido a la sinagoga seguramente para escuchar la palabra de Dios, pero se encontró con el salvador hecho humano que le dio la libertad al poder satánico.

            También esta curación nos habla de la gran capacidad de Jesús como todopoderoso, que supera en masa a las fuerzas satánicas, ya que en un instante logra quitar esta enfermedad, esto nos habla sin duda alguna de la naturaleza divina de Jesús, ya que nadie sino Dios tiene el poder para vencer tales huestes y sanar de esa forma. Por esto Henry claramente explicó “La gracia de Dios puede hacer receto lo que el pecado del hombre ha retorcido y encorvado. El espíritu de Cristo, que es Espíritu de adopción, nos hace escapar del espíritu de servidumbre, como el que atenazaba a esta mujer”[xxiii]

LIBERACIÓN DE CRISTO AL PECADO

            Sin duda alguna la liberación de Jesús da una demostración de la liberación a las huestes satánicas, y podría llegar a ser una alusión a lo que haría un poco más tarde[xxiv] en la cruz en donde liberaría de la esclavitud del pecado a todo el mundo si es que el mundo llegara a aceptarlo. Así como dice Bovon el texto en cuestión es un una proclamación soteriológica, ya que Dios (el hijo y el padre) reestablecen a la humanidad en su integridad inicial.[xxv]

            Claramente en este pasaje podemos ver muchas cosas interesantes las cuales nos pueden ayudar a dimensionar de una mejor manera el gran poder de Cristo, el cual se hizo humano pero que no le quitó su condición de Dios, es decir, podemos decir que Dios se hizo humano, pero a la vez no dejó de ser Dios. Su poder libertador, su poder para sanar y librar del pecado y la esclavitud que este llevó al hombre desde que este desobedeciera. A través de esta liberación se puede ver el carácter de Cristo, como lo replicamos es el amor. Ellen White escribiendo acerca de este relato declara:

“si ese hombre hubiera realmente tenido escrúpulos de conciencia en cuanto a la verdadera observancia del sábado, habría discernido la naturaleza y el carácter de la obra que Cristo había realizado… La obra que Cristo había hecho estaba en armonía con la santificación del día sábado. Las personas que estaban a ambos lados de Jesús se maravillaron y se alegraron por la obra que había sido hecha en beneficio de esa mujer doliente; y hubo algunos cuyo corazón quedó conmovido, cuya mente fue iluminada, que se habrían reconocido discípulos de Cristo si no hubiera sido por los rostros amenazadores y airados de los rabinos.”[xxvi]

CONCLUSIÓN        

            Claramente Jesús había demostrado una forma distinta de adorar en el sábado ya que los judíos mismos se habían alejado demasiado de Dios, por lo tanto, las generaciones nuevas ya no entendían la forma de adorar y respetar las leyes.

            Jesús nunca abolió una ley ya que está había sido dejada por su padre, y por el mismo antes de su encarnación como humano. Sonaría ilógico pensar que Jesús desobedeciera una ley que el mismo había creado, y más aún que antecediendo a todo su historial de vida vemos a un hombre que nunca desobedeció la ley de Dios, nunca dejó el sábado para su propio beneficio, nunca realizó un milagro para satisfacer sus necesidades y más aún todavía que al mirar hacia el futuro de su vida obedeció al pie de la letra la ley hasta en su muerte en la cruz.

            Por ultimo vemos que Jesús vino a salvar a la humanidad del pecado y liberarlos de la fuerza maligna. El texto termina en el v. 17 “Al decir él estas cosas, se avergonzaban todos sus adversarios; pero todo el pueblo se regocijaba por todas las cosas gloriosas por él”. Al final los que creyeron en Jesús recibieron y recibirán gozo por la eternidad, en cambio los que lo acusaron serán destituidos de la gracia de Dios.

            [i] Si bien el día de reposo no es una ley meramente judía sino universal, acá se hace referencia a la ley entregada en el Sinaí.

            [ii] Cecilio McConnell M., Los Evangelios En Paralelo (Casa Bautista de Publicación, 2001), 160–161.

            [iii] Francois Bovon, El Evangelio Según San Lucas (Sígueme, 1995), 474.

            [iv] William Barclay, El Nuevo Testamento Comentado: Lucas (La Aurora, 1975), 218.

            [v] Craig S. Keener, Comentario Del Contexto Cultural de La Biblia: Nuevo Testamento, 5a ed (Colombia: Mundo Hispano, 2010), 224.

               [vi] A. T. Robertson, Comentario Al Texto Griego Del Nuevo Testamento ; Obra Completa (Barcelona: Clie, 2003), 159.

            [vii] Barclay, El Nuevo Testamento Comentado, 218–19.

            [viii] Alfred Edersheim, Comentario Bíblico Histórico (Barcelona: Clie, 2009), 1092.

               [ix] Josef Schmid, El evangelio según san Lucas, (Barcelona, Editorial HERDER: 1968), 340.

               [x] Earl D. Radmacher, Ronald B. Allen, and H. Wayne House, Nuevo Comentario Ilustrado de La Biblia (Nashville, TN: Grupo Nelson, 2011), 1250.

            [xi] Francisco Lacueva, Comentario Bíblico de Matthew Henry: Obra Completa Sin Abreviar (Clie, 1999), 1308.

            [xii] Robertson, Comentario Al Texto Griego Del Nuevo Testamento ; Obra Completa, 160.

               [xiii] Radmacher, Allen, and House, Nuevo Comentario Ilustrado de La Biblia, 1250–51.

            [xiv] Barclay, El Nuevo Testamento Comentado, 219.

               [xv] Josef Schmid, El evangelio según san Lucas, (Barcelona, Editorial HERDER: 1968), 34.

            [xvi] Robertson, Comentario Al Texto Griego Del Nuevo Testamento ; Obra Completa, 159.

            [xvii] Guillermo Hendriksen, Comentario Del Nuevo Testamento (Subcomisión Literatura Cristiana, 1989), 667.

            [xviii] George W Reid, Aldo D Orrego, and David P Gullón, Tratado de teología Adventista del Séptimo Día. 9 9 (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana (ACES), 2009), 518.

            [xix] El ejemplo más claro lo encontramos en Éxodo 20 ya que antes de que Jesús entregara la ley al pueblo judío, primero los declara libres, es decir, primero Cristo nos libera para que luego obedezcamos.

            [xx] Ver Mateo 25. 31-46, “el juicio a las naciones”.

            [xxi] Bovon, El Evangelio Según San Lucas, 493.

            [xxii] Matthew Henry, Comentario Exegético-Devocional a Toda La Biblia: Marcos, Lucas (Clie, 1983), 387.

            [xxiii] Ibid.

            [xxiv] Recordemos que esto fue un poco tiempo antes de la muerte de Jesús en la cruz.

            [xxv] Bovon, El Evangelio Según San Lucas, 494.

            [xxvi] “Ser Semejante a Jesús, Página 144 — Ellen G. White Writings,” accessed June 7, 2017, http://text.egwwritings.org/publication.php?pubtype=Book&bookCode=SSJ&lang=es&collection=56&section=all&pagenumber=144&m=1.

Nací en Arica ,Chile. Actualmente estudio teología en la Universidad Adventista de Chile. Tengo 20 años de edad, me gusta mucho practicar el fútbol, leer, investigar y me apasiona la guitarra, hago videos para YouTube.

Comments are closed.