Últimas Entradas
Himno 78 | Al Mundo Paz (enero 2, 2021 9:08 pm)
Himno 183 | No me olvidé de ti (enero 2, 2021 9:01 pm)
Himno 412 | Todas las Promesas (enero 2, 2021 8:57 pm)
Himno 400 | Castillo Fuerte (enero 2, 2021 8:52 pm)

Bástate mi gracia

13 octubre, 2019
Comments off
21.604 Views

«Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad.
Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades,
para que repose sobre mí el poder de Cristo.»
2 Corintios 12:9.

Una de las actividades que más me gusta realizar son las caminatas con el propósito de conocer nuevos lugares. Reconozco que últimamente he estado muy flojo, pero recuerdo con cariño y alegría las caminatas que he hecho en antaño, siendo la gran mayoría, hacia lugares que desconocía la ruta. Lo curioso es que cuando realizo este tipo de actividad voy con mucha seguridad de que llegaré al destino, no sé cómo, pero tengo la confianza de que llegaré. Ahora bien, me he perdido y muchas veces. Han habido salidas en que realmente sentí desesperación sobre cómo llegar. Y es que creo que lo más chocante para el ser humano es reconocer que aquello en que te sientes experto y no tienes necesidad, en realidad, sí necesitas ayuda.

El apóstol Pablo no se sentía autosuficiente, de hecho, si leemos sus cartas notamos que él confiaba en Dios y mucho. En más de una ocasión declaró que todas las acciones y títulos «buenos» no valían de nada comparado con conocer a Cristo (Filipenses 3:8). Podríamos asegurar que Pablo no se jactaba de los grandes resultados de la predicación del evangelio. Yo te pregunto ¿Ocurre los mismo contigo? Pues conmigo, muchas veces o siempre no ocurre. Pues mientras avanzo en el llamado de Dios muchas veces he puesto mis intereses personales o necesidades individuales antes que seguir el plan de Dios. Muchas veces nos sentimos bendecidos por Dios cuando Él responde nuestras oraciones, y como que es una «obligación» que responda nuestras oraciones si estamos cumpliendo su voluntad. Ocurre un accidente, una enfermedad, un problema, un imprevisto. Oras a Dios pidiendo que se haga Su voluntad pero «recordándole» que tú hiciste tal y tal cosa. Esperas que Su voluntad sea, en realidad, tú voluntad.

Pablo tenía una necesidad, algo que aparentemente su solución sería un beneficio para él y para el ministerio que estaba avanzando con tanta fuerza. Pero la respuesta no fue lo que esperaba. «Bástate mi gracia», significa entender que Dios puede hacer todo posible (sí, incluso lo imposible), pero más que conocer el poder de Dios, significa que en Dios podemos estar seguros, pues Dios es suficiente para cualquier situación. Seamos más directos, mucho más. «Bástate mi gracia», es aceptar que aunque me sienta capaz de hacer muchas cosas y tenga aparentes buenos resultados, es únicamente con Dios donde puedo hallar felicidad y ver lo imposible en mi vida. No estoy hablando sólo de problemas económicos, laborales, académicos o de salud. Sino problemas aun mayores como nuestras relaciones. Es Dios quien disipa el rencor y el orgullo, pues es Dios quien solucionó el problema del pecado.

No hay imposibles para Dios. Recuerda que las promesas de Dios son seguras y son para ti.

Seguidor de Jesús, redactor Tesoros en el Cielo y Tecnólogo médico.

Comments are closed.